Solo por que te vi…

Escribi y no paré, mis dedos como aoturdidos cayeron en espanto de tanto salto, de tanto enrredo. No faltó más que recordara que estaba siempre al lado, nunca encima ni abajo. Al lado….