Nunca lo pensé…

Fue cálido y suave, cada vez más cotidiano, más en el momento preciso de ese despertar eterno que envuelve está existencia. Nada de detenerse, solo navegando en el flujo de esos mares tiernos.