Introspección…

Ir hacia adentro, es fácil, lo dificl es dejar de hacerlo. A veces todo se da vuelta y aparece un mirar atrás, de esos cálidos y certeros. Como afinando lo que pasó con lo que está pasando y no parar de fluir y esparramarse como eterno,

Ya las palabras, han sido sobre explotadas, sobre exigidas. Son el carbón de las máquinas de rutinas que la hacen realizar algoritmos que como máquinas no dejan de hacer posible esa relidad virtual.