De la pausa al acto…

Era como parar después del movimiento inmediato que surge de esa alquimia maravillosa que son las palabras mezcladas con astucia y ganas de mostrar lo positivo de este ahora. De este momento que sucede en instantes incalcubles de sentimientos a flor de piel.

El movimiento lento pero certero marca el rumbo de esta flota de burbujas que navegan viento suave.

Cuando los vientos hablaban, era la época en que el hombre escuchaba, sentía el rumbo en sus barbas, hacia horizones certeros que abatían la alboladura, haciendo de esta una navegación cálida.