Tertulia – Autoexistente

La magia abrumaba el lugar, las caras lindas reian y las mentes se estrañaban por lo que pasaba. La atmosfera de quesos y vinos, atormentaba la emoción de seguir haciendo ARTE. Seguir en el sin fin de momentos cotidianos en el que nos expresamos y disfrutamos de esparcir energias de forma libre y alocada.