Jueves de Tertulia en Trance

Nadie dijo, nada. Todos sabian lo que hacer. La mar estaba llena de emociones directas, que prendieron los fuego del espiritu.

Borbotando, como perpetuos, en tonadas mundanas y simples. Llenas de aloica Tranquilidad que alivianaba nuestras tensiones y nos sumergia en un Trance atonito y directo. La valvula se destapo y salieron nuestros cuerpos volatiles, haciendo muecas de total humildad.

La musica se acaparo del ambiente y los dedos, las manos, los ojos. No paraban de moverse al ritmo constante y alocado de esos seres poseidos por algo mayor, que no se llama dios, ni buda ni otro que se asemeje.

La energia estaba buena, se navegaba la nota y los tulipes saltaban y bailaban a ese son.